Pronto podrían ser tendencia las casas ecológicas integradas en la naturaleza, cual casitas de hobbits. Además de su estética mínimamente intrusiva, suponen una buena solución a la triple crisis ecológica, económica y de energía que sufrimos.

Ante la crisis ecológica, es decir, frente a los espantosos inmuebles tipo colmena, las casas enterradas o semi enterradas tienen innumerables ventajas de habitabilidad que, a su vez, combaten otros problemas como el derroche energético o el precio de las viviendas, ya que éstas resultan de tres a cinco veces más económicas.

 

Volvemos a las cuevas, podríamos decirlo así, pero en realidad es un regreso lleno de confort, tal y como demuestran los numerosos proyectos de arquitectos afamados como Malcolm Wels, Philippe Delage o Antoine Strauss.

Si, por un lado, las casas están protegidas por la tierra, también es cierto que exigen excavar de forma intensiva, con lo que ello conlleva de gasto energético y de agresión en el medio ambiente. Pero también ocurre que una vez hecha las viviendas se confunden con el paisaje.

Los inviernos se suavizan en su interior, pues durante el verano absorbe el calor y éste va liberándose durante las estaciones frías. Igualmente, en los últimos años se ha avanzado en su aislamiento de la humedad y también permite ahorrar en calefacción, pues se aprovechan bien la cualidades térmicas de la tierra, cuya temperatura constante ronda los 13° C, según afirman los expertos.

Casa incrustada en una ladera, en Vals, Suiza.

La casa Tierra es un ejemplo de integración de la arquitectura con el medio que le rodea, prácticamente sin alterarlo. Se encuentra en Dietikon, Suiza.

El objetivo de construir una Earth House no es la de vivir por debajo o sobre la tierra, es vivir con ella. Este concepto usa el suelo como una sábana que protege eficientemente a la casa de la lluvia, las bajas temperaturas, el viento y la abrasión natural. Una Earth House no necesita ser construida por debajo de la tierra, puede ubicarse al interior de terreno con crecimiento natural.

La Casa Tierra es una construcción flexible que responde a los deseos del dueño, completando las necesidades individuales, amigable con el ambiente y ahorrador de energía. Estas características se obtienen gracias a la cercanía con la naturaleza y permite una experiencia más allá de las cuatro paredes y los ángulos rectos tradicionales. El concepto de la Casa Tierra usa su entorno como una ventaja – el entorno no se adapta a la casa, la construcción se forma en orden a preservar el ambiente natural.

 

 

http://pensamientoautodidacta.blogspot.com.es/2012/05/la-ciudad-subterranea-de-derinkuyu.html

http://pensamientoautodidacta.blogspot.com.es/2012/09/de-la-chinampa-la-acuaponia.html

http://pensamientoautodidacta.blogspot.com.es/2012/05/los-primeros-colonos-holandeses.html

http://pensamientoautodidacta.blogspot.com.es/2012/04/parque-arqueologico-de-san-agustin-el.html

http://www.forojovenes.com/ecologia/casas-integradas-en-la-naturaleza-24372-5.html

Anuncios