El sonido es físicamente una sacudida de los elementos del medio donde existen, sea líquido, sólido o gaseoso ( aire ), produciendo un movimiento oscilante de partículas materiales alrededor de su normal posición de reposo o de equilibrio.

En nuestro planeta existen diversos sonidos con múltiples frecuencias, siendo utilizado por los animales para sobrevivir principalmente. Algunos animales utilizan frecuencias bastante altas para comunicarse o para ubicar el alimento, a este rango de frecuencias se le llama ULTRASONIDO.

ULTRASONIDO se lo ha conocido como un sistema de inspección ecopulsante, que genera una señal de alta frecuencia, que no es audible, en el rango de 1 a 5 Mhz y que mediante un osciloscopio, contabiliza el tiempo que tarda viajando esta señal dentro de un medio hasta que es reflejada. Este medio donde viaja el sonido rápidamente, es por lo general el acero en las aplicaciones industriales y el sonido viaja a velocidades en el orden de 5.6 Km/seg.

El hombre solo puede escuchar frecuencias entre los 20,000 hertz y los 20 hertz. Es el máximo rango. Por debajo de él, no escucha ni percibe ni un sonido. Los ULTRASONIDOS (DE BAJA FRECUENCIA Y NO PERCIBIDOS POR EL HOMBRE), los más poderosos. Se demostró que estos ultrasonidos, pueden viajar mucho más allá que los demás, a mayor velocidad y poder.

En el mundo animal, se conoce como ACÚSTICA BIOLÓGICA. Las jirafas usan mensajes ultrasónicos que solo son percibidos por los de su propia especie, y los Elefantes y algunas especies como un sonido de ADVERTENCIA ante el peligro o presencia de los leones o felinos (ellos no perciben este sonido). La jirafa actúa como una TORRE DE VIGILANCIA INFRASÓNICA.


Los felinos como EL TIGRE, usa una frecuencia de sonidos o INFRASONIDOS, para comunicarse entre los de su propia especie (escucha por debajo de 1 hertz) y además tiene otro ULTRASONIDO que usa para asechar a su presa. Esta frecuencia, paraliza el sistema fisiológico de la presa, inmovilizándolo para cazarlo con facilidad.

Por ello, muchas especies de felinos, avanzan hasta cierta distancia con respecto a su víctima, en donde aplican este sistema de ultrasonidos y envolver a la presa en esta parálisis y así poder cazarlo con mayor facilidad.

Incluso el Elefante ha demostrado emitir sonidos que viajan a través del suelo, por grandes distancias en las zonas áridas del África.

Antes de los desastres naturales, la gente asegura escuchar un vacío y la falta de sonidos o cantos de las aves, ladridos de los perros. Hay una quietud que enfría y escarapela nuestro cuerpo. Luego de unos minutos, cuando los animales ya se fueron, recién el hombre percibe que viene la erupción de un Volcán, un terremoto, maremoto, etc.

Las ballenas mecho solamente, se comunican también CANTANDO en niveles de ultrafrecuencias o ultrasonidos con las hembras durante la época de apareamiento. Hoy en día, estas comunicaciones han bajado, debido a que el número de hembras es mayor que lo normal. Pero aun así, las hembras prefieren a los machos que saben comunicarse de esta manera.

Los perros también escuchan silbidos emitidos por pitos o silbatos que emiten ultrasonidos que no son percibidos por el hombre.

Los ultrasonidos se emiten en una frecuencia superior a 20 kilohertz (kHz), es decir por encima de los sonidos detectables por el hombre y mucho más alto que el rango de 5 a 8 kHz soportado por la mayoría de los anfibios, reptiles y aves. Sin embargo hay ranas que pueden escuchar sonidos de hasta 38 kilohertz, la frecuencia más alta de entre los anfibios.

Y aquí viene un gran descubrimiento y una gran curiosidad: las ranas Huia Cavitympanum que tienen un rango de comunicación increíblemente amplio, capaces de escuchar y emitir sonidos tanto de frecuencia audible para los humanos como ultrasonidos, aún más insólito es que los mezclan en un mismo cantar.

Peter Narins, profesor de ciencia en la Universidad de California y Victoria Arch investigadora en ecología y biología evolutiva, descubrieron la cualidad de este anfibio originario de la isla de Borneo que vive en arroyos muy ruidosos. Aparentemente estas ranas han pasado a utilizar frecuencias más altas en su comunicación a fin de evitar la interferencia del sonido producido por el agua corriendo.

LOS TARSIOS PIGMEOS DEL ARCHIPIÉLAGO FILIPINO HACEN LLAMADAS INDETECTABLES PARA LOS DEPREDADORES Y FISGONES.

Recientes avances técnicos permitieron a investigadores de la Universidad de Dartmouth, estudiar los sonidos emitidos por los tarsios salvajes en la isla de Mindanao. Ellos encontraron un rango audible considerablemente dentro del ultrasonido, alcanzando un máximo de 91 kilohercios (kHz), un valor que supera el rango conocido de todos los otros primates, y que pocos animales pueden emular.

Nathaniel Dominy y su equipo utilizaron un micrófono y una unidad de grabación capaz de registrar sonidos de hasta 96 kHz. El límite superior del oído humano está establecido en general en 20 kHz, y frecuencias por encima de este límite se clasifican como ultrasonidos. En el campo, el equipo registró los sonidos de 35 tarsios salvajes de las isla de Bohol y de las isla de Leyte, identificando ocho llamadas en rango puramente ultrasónico a aproximadamente 70 kHz. La estructura de tono de las llamadas se asemeja a las de otras especies de Tarsios pero se diferencia en ser ultrasonica.

Sólo un pequeño número de vertebrados emite ultrasonidos, incluyendo los gatos domésticos, los delfines, ciertas especies de roedores y los murciélagos.

El társio se alimenta de pequeños animales como insectos y lagartijas.

Los investigadores postulan que esta habilidad proporciona a los animales un “canal privado” de comunicación inaudible para otras especies, incluidos sus principales depredadores, así como muchos de los insectos de los que se alimentan estos extraños primates.

Anuncios