¿Qué pasaría si de pronto se diera a conocer que la evolución del ser humano, tal y como nos la han contado, no es completamente cierta?

¿Por qué nuestros ancestros dominaban el arte de las estrellas? ¿Cómo podían orientar con ese grado de exactitud sus construcciones?

Pero sobre todo, ¿por qué no somos capaces hoy día de reproducir esa precisión?

Posiblemente nuestros grandes avances no sean tan grandes o quizás hayamos olvidado grandes cosas.

Aquí les propongo que nos cuestionemos todo lo que nos han contado, que enlacemos conclusiones, que investiguemos para poder comprender nuestra Verdadera Historia.

Quien no conoce la Historia está condenado a repetirla, queremos aprender de los errores del pasado, aunque primero habremos de averiguar cuales fueron.

Anuncios